Actividades

Apeco sigue trabajando por la conservación en la Cordillera de Colán

A seis meses de iniciado el proyecto “Fortalecimiento de la participación de los indígenas awajún y campesinos en la conservación de la Cordillera de Colán en Perú”, ya pueden apreciarse avances en las áreas en las que Apeco viene interviniendgracias al financiamiento del Fondo de Alianzas para Ecosistemas Críticos (CEPF).

Este proyecto se desarrolla en el ámbito de la Cordillera de Colán, la cual alberga cuatro áreas protegidas: el Santuario Nacional Cordillera de Colán, la Reserva Comunal de Chayú Nain, el Área de Conservación Privada comunal Copallín y el Área de Conservación Privada comunal Pampa del Burro. 

Como primer componente, Apeco se encuentra brindando apoyo técnico a la Asociación Chorrera Blanca - Aramango, para obtener una Concesión de Conservación que permita proteger aproximadamente 10 mil hectáreas de bosques montanos y pajonales de la Cordillera de Colán, que aseguran el agua para las nacientes que alimentan la hidroeléctrica El Muyo.

CEFP2

La propuesta de concesión para la conservación del “Cerro el Adobe” se ubica en la zona de amortiguamiento del Santuario Nacional Cordillera de Colán y la Reserva Comunal Chayu Nain. Para determinar el área de la propuesta de la concesión se utilizaron criterios topográficos, fisiográficos, criterios de cuencas, de uso actual del suelo y conectividad de ecosistemas.

El objetivo del segundo componente es comprometer a los awajún como guardianes de la Reserva Comunal Chayú Nain, a través de capacitaciones para mejorar sus cultivos de cacao, satisfaciendo sus necesidades actuales, buscando que a mediano plazo se respeten las especies maderables y no se requiera sacarlas de la reserva. Para lograrlo, el equipo de Apeco viene capacitando a 80 agricultores awajún, compartiendo técnicas amigables con el medio ambiente, dándoles un beneficiado extra a los productos que comercialicen

Como parte del aprendizaje, el equipo de Apeco capacitó a los pobladores Awajun en la (i) preparación y uso de biocidas naturales empleando plantas repelentes de la zona, (ii) preparación y aplicación de caldo sulfocálcico y (iii) actividades importantes como deshierbo, poda, abonamiento y fumigación.

Otro componente importante es el de establecer un Plan de Control y Vigilancia del ACP Copallín, trabajo que viene avanzándose de forma participativa recogiendo aportes de los diferentes actores involucrados. Para identificar prontamente cualquier intento de deforestación o el establecimiento de agricultores o ganaderos dentro del área, es necesario mantener los patrullajes especiales y regulares. Los patrullajes, además, permiten el contacto directo de los guardaparques con comuneros de diferentes caseríos, lo cual mantiene informada a la población sobre temas del ACP e incrementa el apoyo mutuo.

Chachapoyas, 31 de enero 2017.

Apeco.

orthopedic pain management